menú

Donar

Nuestra historia

Nuestra historia

El 1ro de octubre 1989, Manuel J. Clouthier del Rincón, el Maquío, muere en un accidente de carro. Su esposa Leticia Carrillo encuentra en la caja fuerte de su casa un sobre intitulado Abrirse en caso de que me suceda algo, dentro del cual había una carta escrita de su puño y letra:

ABRIRSE EN CASO DE QUE ME SUCEDA ALGO
Culiacán, Sin., a 16 de noviembre de 1973.

Mi querida familia,

Cuando lean esta carta es muy posible, casi seguro, que yo haya muerto, y quiero que actúen como si así fuera, pues de otra manera la angustia será peor. La ola de violencia que se ha desatado en el   país, me ha hecho reflexionar profundamente sobre cuál es la actitud que habremos de asumir ustedes y yo en caso de enfrentarnos a esta prueba. Siempre he pensado, que no debemos tener miedo para enfrentar nuestros problemas, sino tener la suficiente calidad humana para saberlos sortear con dignidad, y sin perder el amor que debe regir las acciones de nuestra vida.

Mi vieja y mis hijos, la vida mía no tiene precio para que se pague por ella.

He vivido conforme a mis convicciones, que muchas veces   me han costado enfrentamientos y enemistades. He actuado, cuando menos, esa ha sido mi intención, razonando lo que hago sin dejarme influir por el miedo, o la conveniencia, o el amor, guiándome por la convicción razonada, y ésta, el día que se me presente, estoy seguro que me ordenará que no permita que se le ponga precio a mi vida, ni los ponga a ustedes en la situación de pagar por ella.

Si algunos rescates quieren pagar, les pido que no lo hagan, utilicen ese dinero para crear una escuela de líderes responsables para que este tipo de situaciones se vayan acabando.

Adiós pues mis hijos, quizás les vaya a faltar en el futuro, espero que entiendan que las cosas de la vida por las cuales se quiere vivir, deben ser las mismas por las cuales estemos dispuestos a morir, y estas, solamente pueden ser nuestras convicciones.

Manuel J. Clouthier del Rincón

Con el objetivo de hacer realidad la creación de un espacio para formar líderes y ciudadanos responsables capaces de influenciar positivamente su entorno, Leticia Carrillo Vda. de Clouthier, dona su casa en 2014 y funda la Asociación Civil la Casa del Maquío. Al rescatar la casa, se rescata un hogar para la comunidad comprometido a contribuir, desde la cultura, a la construcción de ciudadanía promoviendo la cultura de paz.

Somos un espacio cultural abierto a todo público, una Asociación Civil apartidista, laica, plural e incluyente que trabaja para fortalecer la Cultura de Paz en México a través del desarrollo de habilidades de liderazgo, el aprendizaje de los derechos humanos, la equidad de género, la participación ciudadana y la legalidad.
Convencidos que la cultura es pilar fundamental y necesario para la construcción de paz, la Casa del Maquío tiene como meta impactar a los jóvenes, promoviendo a través de la cultura, el desarrollo del pensamiento crítico y el fortalecimiento de las capacidades necesarias para producir cambios que permitan resolver conflictos de manera creativa.

Dado que Sinaloa es la cuna del narco, la Casa del Maquío, A.C. se vuelve un espacio indispensable para reflexionar, educar y trabajar con los jóvenes. Es formando liderazgos que promuevan la cultura de paz como se contribuirá activamente a una convivencia más justa y en la creación de la sociedad de mañana: Una sociedad libre, pacífica y productiva, respetuosa de la dignidad humana y de la legalidad, con el reto de cambiar la normalización de la violencia.
Si a través de las actividades de la Casa del Maquío A.C. los jóvenes se convierten en agentes de cambio, entonces su existencia estará justificada.